La suerte está echada. Clarividentes, adivinadoras, palmistas y cartomancianas

  • Mayra Mendoza Avilés
Palabras clave: Siglo XIX, Imágenes, Adivinación, Cartomancia, Magia, Prestidigitación, Fotografía, Representaciones, Prensa, Ciudad de México

Resumen

No se cuenta con resumen.

Citas

La referencia a Miss Linden puede encontrarse en La Voz de México, Ciudad de México, 14 de agosto de 1895, p. 1; la de Emma Heliot en La Voz de México, Ciudad de México, 27 de agosto de 1896, p. 3, mientras que la de Carmen “la Gitana”, El Pueblo, Ciudad de México, 3 de noviembre de 1915.

La referencia a las postales de la Decena Trágica se halla en El País, Ciudad de México, 4 de marzo de 1913, p. 6, y una de las relativas a la calle de Medinas en El Pueblo, Ciudad de México, 1 de diciembre de 1917, p. 5.

El volante de la adivinadora egipcia forma parte del Archivo Histórico del Distrito Federal (AHDF), Fondo Gobierno D.F., Administración de Rentas Municipales, vol. 1162/47, 1910, Pólizas y comprobantes de ingresos.

María Ciriaca Resendis (Recendis o Recendiz), Vega nació en Huichapan, Hidalgo, en junio de 1885, según acta de bautismo en Santiago, Tecozautla. En el acta de defunción de la Ciudad de México, se anotó el nombre completo María Ciriaca Rosaura, hija del Balvina Vega y Remigio Resendis, soltera, dedicada a labores del hogar. Distrito Federal, México, Registro Civil, Defunciones, 1861-1987, Lehi, Utah, Estados Unidos, Ancestry.com Operations, Inc., 2015. [http://www.ancestry.com. Consultado en agosto de 2017]. El aviso se halla publicado por vez primera en The Mexican Herald, Ciudad de México, 21 de julio de 1915, p. 3.

Los documentos relativos a Zulema Moraima se encuentran en ahdf, Fondo Ayuntamiento y Gobierno del Distrito Federal. Licencias en general, vol. 2966, exp. 677, f. 1, 1919. En el presente siglo parece una ingenuidad, dado que es una actividad ilícita tipificada en el Código Penal Federal, véase el artículo 387 relativo al capítulo de fraude: “XV. Al que explote las preocupaciones, la superstición o la ignorancia del pueblo, por medio de supuesta evocación de espíritus, adivinaciones o curaciones.” [https://www.amda.mx/images/Nuevo_Cdigo_Penal.pdf. Consultado el 12 de enero de 2017]. Agradezco a Elías San Miguel, especialista en Derecho de Autor, sus precisiones sobre el tema.

Las referencias a la solicitud se ubican en AHDF. Comisión de Justicia, vol. 2718, exp. 44, f. 1, 1919. Es importante resaltar que a pesar de la prohibición, a Julia Alvarado le fue concedida aunque no expedida por escrito. Es notable su destacada autodefensa cuando le fue negada, aludió a la inmoralidad de las casas de citas que eran autorizadas por el Ayuntamiento. También es notorio que a diferencia del resto de adivinadores —incluida Zulema— que tal vez acudieron con el escribano para hacer su petición y sólo la rubricaron, la suya está escrita de puño y letra con caligrafía bien plantada sobre el papel. AHDF, Fondo Ayuntamiento y Gobierno del Distrito Federal. Licencias en General, vol. 3030, exp. 4225, f. 3, 1919.

José Emilio Pacheco, “López Velarde hacia “La suave Patria”, en Letras Libres, Ciudad de México, núm. 32, agosto 2001. [http://www.letraslibres.com/mexico/lopez-velarde-hacia-la-suave-patria. Consultado el 13 de febrero de 2017].

Véase El Imparcial, La Habana, 17 de diciembre de 1918, p. 2.

Véase El Mundo, Ciudad de México, 2 de noviembre de 1922, p. 5

Véase El Nacional, Ciudad de México, 5 de marzo de 1930, primera plana.

Las referencias se publicaron en El Nacional, Ciudad de México, 6 de febrero de 1932, primera plana y El Nacional, Ciudad de México, 24 de abril de 1954, p. 1 y 8, respectivamente.

Las referencias se hallan en El Porvenir, Monterrey, 16 de junio de 1940, p. 5. El Porvenir, Monterrey, 8 de abril de 1941, p. 4, y El Informador, Guadalajara, 9 de febrero de 1942, p. 3. En cuanto a las actas de matrimonio de Zulema Morayma Gelo, es posible hallarlas en Distrito Federal, México, Registro Civil, Defunciones, 1861-1987, Lehi, Utah, Estados Unidos, Ancestry.com Operations, Inc., 2015.

María [de la] Trinidad Resendis (Resendiz) nació en Huichapan, Hidalgo, aunque su fecha de nacimiento es un misterio. Héctor Aguilar Camín conserva entre los documentos de su padre, Héctor Aguilar Marrufo los de Trini, y el acta de defunción indica el nacimiento el 6 de mayo de 1915. En el diario El Porvenir del 27 de febrero de 1957, ella asentó tener 48 años, lo que situaría su nacimiento en 1909. Sin embargo, al hurgar en las bases de datos de bautismo es posible hallar el registro de la hija legítima de Remigio Resendis y Balvina Vega, con fecha del 7 de junio de 1898. Ancestry.com. Distrito Federal, México, Registro Civil, Defunciones, 1861-1987, Lehi, UT, USA: Ancestry.com Operations, Inc., 2015. [http://www.ancestry.com. Consultado en agosto de 2017].

La nota de fraude se publicó en El Nacional, Ciudad de México, 13 de septiembre de 1945, p. 7. Las relativas a Ignacio Mejía en El Paso Herald-Post, El Paso, 4 de abril de 1957 p. 8, y The Singapore Free Press, Singapur, 4 de abril de 1957, p. 16.

Héctor Aguilar Camín, Adiós a los padres, Ciudad de México, Penguin Random House, 2017. Aunque él no lo comenta, el acta de defunción de Trinidad indica que fue esposa de su padre, Héctor Aguilar Marrufo.

Jaime Morales, “Confesiones de una vidente”, en Mañana, Ciudad de México, 8 de enero de 1955, pp. 15-19.
Publicado
2017-12-29
Sección
Artículos