• Jiak Batwe. El río que suena, río Yaqui. Peritaje antropológico. Impacto social y cultural del acueducto Independencia
    Núm. 8 (2015)
    La CNAN se dio a la tarea de integrar un equipo profesional y multidisciplinariode investigadores que conjuntara un profundo conocimiento de la cultura yoeme, desu historia, su territorio, su lengua y su visión del mundo; de los asuntos relacionados con el usodel agua, el manejo de cuencas y la justicia hídrica, así como del marco jurídico que rige los derechosde los pueblos indígenas en el ámbito de las leyes nacionales, los tratados internacionales yla jurisprudencia nacional e internacional aplicables al caso.El equipo formuló una metodología apropiada, que le permitió profundizar sobre: a) El territorio y la comunidad: respecto a la concepción que tiene la tribu yaqui sobre su propia comunidad, y cómo ésta se puede explicar desde la antropología y el derecho internacional; la percepción que los yoeme se han ido formando sobre la restitución de tierras ordenada desde 1940 por la presidencia de la República, encabezada entonces por Lázaro Cárdenas, así como la perspectiva que sustentan sobre el lugar y la importancia del río Yaqui en relación con su cultura y con el espacio que habitan.b) El impacto y las posibles afectaciones constatables del acueducto Independencia sobre la tribu yaqui, a partir de la observación de campo, del diálogo y el encuentro con los habitantes de la yoemia, así como de la prospectiva que nos puede ofrecer el estudio del comportamiento de la cuenca en condiciones de estrés hídrico.c) El contexto multicultural, sobre la base de la perspectiva y de las opiniones que los habitantes de layoemia, las autoridades locales y la sociedad sonorense han vertido o hecho públicas sobre el asuntode la administración y manejo del agua del río Yaqui. d) Los presuntos beneficios y las medidas de mitigación, estableciendo el balance entre los beneficios esperados como resultado de la construcción y operación del acueducto Independencia, sobre todo hacia la sociedad de Hermosillo, y los perjuicios y afectaciones sobre la tribu yaqui y en general sobre la cuenca del río Yaqui, proponiendo algunas medidas, posibles y necesarias, para la contención o mitigación de sus impactos negativos en la vida, la cultura y el futuro de la tribu yaqui. El documento final se entregó formalmente a la Semarnat desde finales de 2014 y se presentóde manera conjunta con las autoridades de esa secretaría en febrero de 2015, con lo cual se diopor concluida la encomienda. Por considerarlo de interés para los integrantes de la comunidad antropológica del INAH y de lasinstituciones con que nos hermanamos en el trabajo académico y el compromiso cotidiano con lospueblos originarios de nuestro país, lo publicamos ahora en este número de Rutas de Campo, paraque los colegas y las personas interesadas tengan acceso a este documento público, resultado dela investigación antropológica transdisciplinaria y el diálogo etnográfico con los integrantes de latribu yaqui.
  • El Centro Comunitario Culhuacán
    Núm. 7 (2015)
    En abril de 1984, el antiguo convento de San Juan Evangelista abrió sus puertas a una comunidad y desencadenó un proceso que, si bien contaba con un andamiaje conceptual proveniente de la nueva museología, encontró su cauce en las necesidades culturales y las demandas de conocimiento de diversos sectores del pueblo de Culhuacán.